Espere por favor
Goutte a goutte

Regulación de las terapias florales: Expertos del mundo opinan

En virtud de este decreto, la autoridad sanitaria definió varias terapias complementarias susceptibles de ser reguladas bajo esta normativa, entre ellas la terapia floral.

A pesar de haber transcurrido más de dos años y de numerosas reuniones con diferentes grupos de trabajo, tanto en el Instituto de Salud Pública como en el Ministerio de Salud, la terapia floral sigue sin ser regulada, con dos puntos principales en conflicto entre los terapeutas florales y la autoridad.

El primero dice relación con la cantidad de horas de estudio exigidas como mínimo para ejercer como terapeuta floral, esto es 1.600 horas. El segundo se refiere a la clasificación de las esencias florales por parte de la autoridad bajo la categoría de medicamentos; ésta sería una categoría especial dentro de la clasificación de medicamentos, según se ha señalado verbalmente desde el Ministerio de Salud.

El asombro, la indignación y, finalmente, la frustración se han apoderado gradualmente de los terapeutas florales al no poder revertir dicha situación, por más argumentos, cartas, documentos y reuniones sostenidas con la autoridad.

Aparentemente, los terapeutas florales no son interlocutores válidos para el Ministerio de Salud ni a nivel individual ni a nivel gremial, pues sus argumentos y demandas, según los propios terapeutas florales, no son oídos y regularmente se insiste en que prontamente se regulará la terapia floral de acuerdo con los criterios que ya han sido señalados.

Frente a este escenario, revista Mundo Nuevo ha realizado una encuesta con los principales expertos mundiales en esta área para contribuir a la discusión pública y arrojar luz a este tema que mantiene enfrentadas a ambas partes.

La Encuesta Mundial

Las preguntas realizadas a todos los participantes fueron:

A. ¿Considera usted necesaria una formación de 1.600 horas para ejercer legalmente la terapia floral?
B. ¿Qué opinión le merece que las esencias florales pudieran ser consideradas dentro de la categoría de los medicamentos?

A continuación, reproducimos todas las opiniones, sin excepción, recibidas hasta el 20 de febrero. Los énfasis resaltados en negrita son de los expertos consultados y no de revista Mundo Nuevo. Se omite el nombre de la empresa farmacéutica que elabora flores de Bach por razones de resguardo legal.

Catherine Keattch
 
Directora del College of Vibrational Medicine. Elaboradora de esencias Crystal Herbs. Además de terapeuta floral es terapeuta en sanación energética.

A. Por más de 10 años, he dirigido en Inglaterra la formación de estudiantes para ser terapeutas calificados en el uso de esencias vibracionales, y en mi opinión, la cantidad de 1.600 horas de estudio académico es considerablemente mayor que la cantidad real de horas requerida para ser un terapeuta floral de muy alto nivel.

El College of Vibrational Medicine, del cual soy directora, otorga un diploma reconocido por el Institute for Complementary Medicine, que permite ejercer en forma clínica en Inglaterra. El curso ofrecido por nosotros está estructurado en dos clases mensuales por un período de 20 meses, con un total de 240 horas directas. Además de las horas de clases, a los estudiantes se les dan tareas tales como la elaboración de informes escritos y de casos de estudio. Como yo lo veo, hay dos aspectos importantes en el entrenamiento que entregamos: i) el conocimiento transferido a los estudiantes en forma de información, y ii) el aprendizaje y crecimiento que se obtiene del proceso de trabajo personal y grupal. Parte integrante del diplomado consiste en tomar las esencias que los alumnos están aprendiendo y participar de las sesiones de terapia grupal; de esta forma, se gana la experiencia y la empatía necesaria para ser un terapeuta.

B. La diferencia de como trabajan las esencias vibracionales en comparación con los fármacos es de tal magnitud que no veo cómo podrían clasificarse razonablemente en el mismo grupo. Las esencias vibracionales trabajan de forma que nos recuerdan nuestra totalidad innata y, a través de ese proceso, pueden estimular el cuerpo físico para curarse naturalmente. Por otro lado, los fármacos inducen cambios metabólicos en el cuerpo físico.

Andreas Korte
 
Director de la International Flower Academy y elaborador de Phi Essences.

A. No hay duda de que necesitamos una base seria para la formación de terapeutas florales; sin embargo, 1.600 horas son definitivamente demasiadas para un período de formación al respecto. La mayoría de los terapeutas aprende sobre esencias florales como disciplina adicional para aplicarlas en su trabajo.

Personalmente, ofrezco dos años de formación, que consisten en cuatro talleres presenciales de unos pocos días, con períodos de tiempo entre ellos para elaborar casos de estudio del efecto de las esencias en el estudiante y en otras personas.

B. Existe sólo una compañía en el mundo elaboradora de esencias florales Bach, adquirida por una gran corporación farmacéutica en Inglaterra, que desea que las esencias sean medicamentos. Ellos siempre están intentando hacer lobby en relación con este tema y siempre con dudosos medios de acción; y en mi opinión, en absoluta contradicción con el espíritu del Dr. Bach. Se trata de una acción comercial con el ánimo final de que las esencias florales tengan registro farmacéutico, cuando en realidad no debieran tenerlo por ningún motivo. En la práctica, lo hacen con el fin de barrer a la competencia, pues sólo una corporación farmacéutica puede ser capaz de pagar enormes sumas de dinero para ensayos clínicos y registros farmacéuticos. De esa manera, eliminan a los pequeños productores y ellos quedan sin competencia en el camino.

De acuerdo con mi información, el gobierno de la Unión Europea en Bruselas declaró que los productos como las esencias florales, en donde no hay nada físico de la planta, claramente no son medicamentos. Las esencias florales son productos vibracionales, no son para nada medicamentos.

Richard Katz
 
Co director de la Flower Essence Society desde 1980, organización dedicada a la educación, investigación y publicación en el ámbito floral. Además es gerente de Flower Essence Services, empresa elaboradora de esencias florales.

Estas dos preguntas están aparentemente relacionadas con el tema propuesto para regulación en Chile, y sin un completo entendimiento del contexto y de su contenido, realmente no creo que sea apropiado que yo entregue una opinión o consejo en esta materia. Pienso que son temas importantes para ustedes de decidir en Chile y me gustaría familiarizarme más con la situación.

Sue Lilly
 
Secretaria Ejecutiva de la British Association of Flower Essence Producers (BAFEP) y profesora miembro de la British Flower and Vibrational Essences Association (BFVEA).

A. Las 1.600 horas se ven excesivas, especialmente dado el concepto original de esencia floral descrito por el Dr. Bach.

B. Las esencias florales no deben considerarse como medicamentos, porque son productos elaborados en forma simple como las mermeladas o las conservas. Para su elaboración, no se requiere de conocimiento o equipamiento especializado, y su uso es seguro para todos.

Aquellos que buscan llamarlas medicinas lo hacen con fines comerciales, lo que se contradice con lo que son: simples alimentos para el alma, agua viva. En Inglaterra, las esencias florales se clasifican como alimentos. No existen restricciones o requerimientos especiales en cuanto a su venta.

Neide Margonari
 
Elaboradora y terapeuta floral de las Flores de Saint Germain. Autora de numerosos libros de terapia floral.

A. Creo que es importante una formación para reglamentar la terapia floral; sin embargo, 1.600 horas son demasiadas. Un curso con 360 horas es suficiente; y aún así, que no sea obligatorio. El paciente que busca un terapeuta floral debería poder elegir si es mejor un terapeuta con formación en terapia floral o sin ella. El paciente debe tener la libertad de escoger.

Aquellos que están intentando regular sobre la base de cursos de formación obligatorios se están olvidando del legado del Dr. Bach: Cúrate a Ti Mismo.

Hay personas que perciben con el tiempo que son curadores… Tienen el don de percibir en el alma el problema del otro. No debemos olvidar que ni todos los médicos son curadores, ni todos los curadores son médicos.

B. Las esencias florales no tienen principios activos; no pueden ser consideradas como medicamentos. Si esto sucediera, terminaríamos en que solamente los médicos podrían prescribir las esencias.

La terapia floral es una terapia con sentido social, económica, para toda la población. Con una reglamentación específica de medicamentos, donde cada licencia es carísima, dejaría de existir la verdadera terapia floral, que debe hacerse manualmente, sin mecanización, enfocada a la preservación de la energía de cada esencia. Y pasaría a ser manufacturada con maquinarias por grandes grupos farmacéuticos, como ya ocurre con una marca específica de flores de Bach. Se transformaría en un cartel…

Creo que esto no es lo que el Dr. Bach esperaba para su legado, y no se está respetando su trabajo.

Ricardo Mateos

Co-director del Centro Gaia de Terapia Floral de Barcelona. Terapeuta, profesor de terapia floral y traductor de numerosos libros sobre esencias florales.

A. Ésta es una pregunta muy compleja, que no puede contestarse en términos de sí o no, especialmente si tomamos en cuenta las distintas corrientes existentes en el ámbito de la terapia floral, tanto en lo referente a diversos enfoques (más físicos, más psicologístas, o más espiritualistas), como en lo referente a la multiplicidad creciente de sistemas florales existentes. Si nos mantenemos estrictamente en Bach, lo cual para mí es excesivamente restrictivo, 1.600 horas son excesivas, pues el propio sistema no da para tanto, salvo que a la formación se le incorporen horas de terapia personal, de prácticas y de supervisión. Si vamos más allá de lo estrictamente bachiano, habría que hacer una compleja evaluación sobre un mínimo de sistemas -no muchos- de reputación y de resultados probados, que pueda ampliar la formación sobre el sistema Bach. Por otra parte, creo que 1.600 horas de formación pura sólo serían asumibles si se incorporan, además de otros sistemas, otros complementos formativos tomados de otras disciplinas o de otras visiones del tratamiento de los padecimientos humanos. Pero aquí sería preciso consensuar un criterio en torno a qué complementos formativos procedentes de otros ámbitos del saber deberían incluirse en la formación. En cualquier caso, una formación únicamente basada en el sistema Bach, que no tenga un cierto espíritu crítico, y que no incluya otras visiones del trabajo clínico y algún otro sistema, me parece un tanto pobre, si lo que se pretende es formar al alumno para un buen trabajo clínico.

B. Pienso que de ningún modo pueden considerarse como medicamentos las esencias florales. Es contrario a la filosofía básica de Bach, generada por alguien que, siendo un médico y un homeópata de renombre, quiso dejar atrás ese paradigma (no necesariamente por despreciarlo) y partir en busca de otro, más holístico y más completo que, además, incluye una dimensión transpersonal y trascendente del ser humano.

Dr. Ricardo Orozco

Director del centro Anthemon. Terapeuta floral. Médico. Formador en Terapia Floral de Bach. Docente de diversos postgrados y diplomados en diversas universidades catalanas y autor de numerosos libros de terapia floral.

A. “…parece excesivo regular la terapia floral en 1.600 horas, probablemente para adaptarse a un “metraje” ya preexistente para otras disciplinas. Y yendo al borrador de programa chileno de la Subsecretaría de Salud Pública, me parece muy inflado en cuanto a horas, sobre todo en la parte de 500 horas de prácticas guiadas de entrevista. Cuando escribo esto, lo más probable es que la terapia floral sea regulada en España en los próximos años, barajándose cifras de entre 400 y 800 horas lectivas, y esto es por lo que vamos a luchar.

…Lo que sí es cierto es que al tenor de lo que venía ocurriendo años atrás en todo el mundo referente a las terapias naturales, el que hoy estemos debatiendo sobre este tema y suenen vientos de regulación en diversas partes, ya de por sí es una muy buena noticia”.

B. “…resulta evidente que las esencias florales no son medicamentos, ya que un conocimiento elemental de ellas ilustra lo siguiente:
 
  • Las esencias florales no cuentan con principios activos con efectos farmacológicos.
  • No existen indicaciones terapéuticas determinadas con una información científica disponible que las justifique.
  • Las esencias florales no tienen una indicación terapéutica determinada en términos alopáticos, variando el efecto de una misma esencia en diferentes sujetos, de acuerdo con sus características psicoemocionales diferenciales.

Por otra parte, las esencias no persiguen atacar la enfermedad o el síntoma directamente, sino equilibrar a la persona optimizando su sistema energético.”

Star Riparetti

Elaboradora de Star Flower and Gem Essences y directora de la Star Flower Essence Academy.

A. Usar la propia intuición para “autotratarse” con esencias florales ha probado ser muy positivo. Muchas veces, tener entrenamiento formal es valioso; sin embargo, todos podemos elegir nuestras propias esencias en forma efectiva sin entrenamiento formal. La experiencia es ciertamente valiosa y le ayuda a uno a obtener conocimiento de las esencias individuales; sin embargo, ésta no es imprescindible. He visto a personas sin entrenamiento y con mucha intuición comprender el sistema floral completo en instantes y elegir la esencia correcta para alguien.

Yo siento que puedo enseñar a alguien a ser terapeuta floral en un día. Me doy dos días para enseñar en grupos; antiguamente lo hacía en tres. Sé que toma muchas horas ser un psicólogo, un naturópata o un homeópata; en contraste, seleccionar una esencia para un paciente o guiarlo hacia el autotratamiento no implica un proceso largo de aprendizaje. La terapia floral es un gran complemento para la terapia que alguien ya realiza; las esencias florales pueden agregarse fácilmente a cualquier otra terapia. A algunas personas, estoy segura de que los cursos las harán mejores terapeutas; sin embargo, a otros que han refinado la intuición, las horas de clases no les significarán ninguna diferencia. Yo alentaría a las personas a tomar sólo los cursos que sientan que son necesarios para ellas, pues se trata de un tema más bien personal.

También aliento a las personas a usar esencias florales todo el tiempo: con o sin un terapeuta floral. He visto resultados en niños eligiendo sus propias esencias –sin ningún tipo de entrenamiento- y también a través de la consulta formal con un terapeuta, ambos con resultados maravillosos.

B. Las esencias florales, según mi opinión basada en 20 años de experiencia, son 100% seguras, pues no existen contraindicaciones. Éstas pueden ser elaboradas en tu propio jardín, de manera que regularlas no parece ser algo práctico. Tampoco las consideraría como fármacos: ellas son una oración, una frecuencia armónica creada en la naturaleza y preservada en agua.

Uno de los grandes regalos de las esencias florales es que son económicamente accesibles a todos y creo firmemente en que se deben mantener así. Son herramientas poderosas y no presentan contraindicaciones de ningún tipo.

Ian White

Director y elaborador de Bush Flower Essences. Formador en esencias florales Bush y autor de numerosos libros de terapia floral Bush.

A. No se necesita tanto estudio (1.600 horas) para ser un terapeuta floral. Nadie necesita 1.600 horas para darse cuenta de que su hijo está ansioso, porque se siente intimidado en el colegio o bien que su autoestima está baja, porque no le está yendo bien con las notas. Lo más bello de las esencias florales es que éstas son seguras; cualquiera puede prescribirlas, porque es algo tan simple, basado en la observación de un estado emocional. Deberíamos alentar a todas las personas para que las usen con su familia y amigos. De hecho, uno de los grandes desafíos que tenemos es que todos las utilicen en su vida diaria, pues son tan seguras que las pueden usar con entera confianza, sin necesidad de conocimientos especializados. Aquellos con formación en acupuntura, osteopatía, etc. pueden utilizar las esencias como complemento de sus técnicas.

B. Si las esencias se clasificaran como alguna clase de medicamento, sería una gran tragedia. Y llegaríamos nuevamente al punto en que se necesitaría cierta capacitación para prescribirlas. Familias enteras no podrían usarlas. Se trata de un alejamiento radical del propósito y de la filosofía de Bach, base de todas las esencias florales. Al clasificarse dentro de los medicamentos, se generaría una restricción en su elaboración. Se tendrían que manufacturar en un laboratorio, en condiciones de elaboración que muchos pequeños productores no podrían solventar, de manera que finalmente éstos quebrarían. El costo de llevar la elaboración de las esencias a los estándares y prácticas de un laboratorio incrementaría enormemente el costo de las esencias, se volverían más caras para el público, menos personas las usarían y se elaborarían menos esencias.

En Chile

La Asociación de Terapeutas Florales de Chile (AG) se encuentra en una campaña de recolección de firmas hasta el 31 de marzo, con el fin de solicitar a la Presidenta de la República, señora Michelle Bachellet que se regule la terapia floral por parte del Ministerio de Salud, a través de una resolución exenta, la que obviaría la exigencia de las 1.600 de estudio y la clasificación de las esencias florales como medicamentos.

Tomado de:

Revista Mundo Nuevo
Por Iván Santandreu
Av. 11 de Septiembre 1945, of. 210, Providencia, Santiago. F: (56-2) 363-9693
Mayor Información: www.terapeutasflorales.cl