Espere por favor
Goutte a goutte

Esencias para florecer

Revista Vivir, Periódico El País

Situaciones emocionales como inseguridad, miedo, celos o impaciencia pueden ser modificadas a través de el consumo de los extractos florales. Una terapia que invita al cambio interior con la energía de las plantas.

Gota a gota y con una actitud dispuesta al cambio se logra que una persona con la terapia floral pueda transformar su vida.

Y es que en las esencias, extraídas de flores de diferentes latitudes del mundo como Inglaterra, Europa, California, Australia y Amazonas, se puede encontrar una sana respuesta a muchas situaciones emocionales y físicas.

“Cuando algo en nuestro cuerpo no funciona bien, se traduce en un problema físico. Con la terapia floral podemos manejar las situaciones emocionales que han desencadenado ese problema, ya que el beneficio de esta terapia está en trabajar la causa”, explica Mauricio Salgado, especialista en terapia floral.

Por ejemplo, si una persona experimenta una cefálea intensa, debe analizar qué la desencadenó. Si la persona hace un proceso de autoevaluación seguramente hallará que su dolor se generó por ansiedad. En este caso, debe tomar una esencia que le brinde paciencia.

La clave de esta técnica está en darle a la persona aquello que requiere. Si es impaciencia, se le da una esencia para potencializar la paciencia; si es temerosa, una que la brinde confianza.

“Sólo la persona afectada sabe lo que siente, lo que le pasa verdaderamente. Y cada vez que se recibe una gota de una esencia, cada gota toca la conciencia de esa persona”, argumenta Salgado.

Cada una de las esencias encierra un significado especial en la vida de cada persona, y la eficacia de ellas se evidencia en la manera como ese individuo moldea parte de sus comportamientos.

Por ejemplo, si la persona está en conflicto permanente con su pareja y quiere cambiar eso, luego de empezar con la terapia experimentará un cambio al tener una relación armónica, placentera, que le hará sentirse bien y eso lo motivará a seguir manteniendo la misma actitud de vida e iniciará su desarrollo integral.

“La esencia te da la energía, hace un cambio en ti, en la forma de pensar, de sentir, de ver las cosas diferentes, pero la persona se encarga de mantenerla. Como seres humanos tenemos un lado oscuro en nuestro cuerpo y otro iluminado y debemos procurar que la luz se mantenga por encima de lo oscuro”.

Aunque los adultos son los más conscientes de este tipo de cambios, también existen flores cuya esencia se pueden emplear en niños y jóvenes para moldear comportamientos como la hiperactividad o la rebeldía.

Entre los aspectos que motivan más la búsqueda de terapia floral, están los problemas de autoestima, ansiedad, insomnio, pérdida de la memoria, estrés y relaciones de parejas, porque como afirma Salgado, “para cada situación de la vida hay una flor”.

Las esencias florales – de las cuales se toman ocho goticas, tres veces al día – traen para quien las utiliza confianza, seguridad, paz, calma, equilibrio y ejercen una armonía entre cuerpo, mente y espíritu.

“Con esto la persona podrá empezar a trabajar en nuevos campos y le ayudará a desarrollar cosas muy interesantes para su vida”. EnEsencias para florecer conclusión, florece para una vida en completo bienestar.

Conexión con el cosmos

El sistema floral de Amazonas comprende alrededor de 20 especies, las cuales está orientadas a trabajar sobre la parte espiritual y son idEsencias para florecereales para aquellas personas que realizan meditación y yoga.

De este grupo, las más buscadas son la orquídea del autoconocimiento (paphiopedilum insigne), que le permite a la persona profundizar dentro de sí, mirar sus fortalezas y sus debilidades. También están la orquídea de la conexión cósmica (cattleya warcevoczii) y la flor de la comunicación con los ángeles (epidendrum secundum) que potencializa ese aspecto.

El aporte de Australia

Las flores encontradas en el desierto del continente austral ha tomado fuerza por su eficacia y su número, que llega a 70 especies.

Entre las más solicitadas se encuentran la Bush Fucsia, que ayuda al equilibrio de los hemisferios derecho e izquierdo y es ideal en tratamientos de dislexia, tartamudeo y trastornos del aprendizaje. Mientras que la Warafah ayuda a una persona que se encuentra en una crisis nerviosa de la cual no encuentra la salida y que incluso ha pensado en el suicidio.

En la lista de preferidas está la Boronia, para el manejo de los pensamientos obsesivos como una relación de pareja difícil o cuando la persona no puede dejar a un lado los problemas del trabajo. También está She Oak para los problemas hormonales de la mujer, especialmente los calores propios de la menopausia; Dog Rose, para combatir el miedo; Mountain Devil para dejar a un lado los celos; y para ese dolor de cabeza fuerte que viene acompañado de ansiedad, nada como unas gotas de la esencia de Paw Paw.

Bienestar físico: entre Europa y California

La terapia floral en la actualidad se complementa con los sistemas florales de California, Europa e Inglaterra, que fue el primero que se desarrolló por Edward Bach entre los años de 1928 y 1935.

Las esencias florales provenientes de las selvas del Europa y del desierto de California trabajan las afecciones físicas.

Del grupo de California, con 45 flores, se destacan por su aporte el Golden Yai Tow para el manejo de los problemas del colon y los estomacales.

En el aspecto emocional, está el Basil, ideal para las personas infieles al ayudarles a entender que el acto sexual, más que placer, encierra un componente espiritual. Cuando la persona tratada entiende esa parte, se genera un cambio de conciencia que le permite disminuir la promiscuidad y planificar mejor su intimidad.

El aporte de Europa, comprendido en 40 especies, se manifiesta en la flor de Eucalipto para las alergias y las inflamaciones en las fosas nasales, así como en Don Diego de Día, para que una persona fumadora tome conciencia sobre el daño que se está haciendo

Igualmente se distingue por los beneficios para los problemas de la piel como la mala cicatrización, con el Aloe Vera, ya que “los problemas de piel tienen que ver con emociones reprimidas”, explica Mauricio Salgado.

El grupo de esencias lo complementa el sistema de Inglaterra, con cerca de 40 plantas, las cuales fueron estudiadas por el inmunólogo, patólogo y bacteriólogo Edward Bach.

Se destacan la esencia de Impatiens –la primera sobre la cual trabajó Bach para conseguir la paciencia. Mientras que la ceracifera está sugerida para aquellas féminas con dificultades en su intimidad.

Esencias para todo

  • El egoísmo
  • Los jóvenes rebeldes que tienen problemas con la autoridad.
  • Personas con miedo a ser lastimadas.
  • Aquellos que no se aceptan físicamente.
  • La tristeza.
  • Adultos excesivamente serios con los niños.
  • Personas socialmente inmaduras.
  • Fanáticos con un mismo tema.
  • Personas que les desagrada el contacto físico.
  • Mujeres que son manipuladas sexualmente.
  • Aquellos que se sienten rechazados y no amados.
  • Los que temen envejecer.
  • Los materialistas.
  • Los que buscan pelea con un lenguaje punzante.
  • Los que basan sus relaciones afectivas en la manipulación y el chantaje.
  • Quienes tienen confusión con su identidad sexual.
  • Aquellos con hábitos destructivos como el consumo de droga o alcohol.
  • El complejo de inferioridad.
  • El miedo a disfrutar de su sexualidad.
  • La infidelidad. 

Tomado de:

Revista Vivir, Periódico El País
Por Claudia Liliana Bedoya S. Reportera de El País
Enero 07 de 2008